La posesión, un ejemplo de que se puede errar estrepitosamente y seguir triunfando

Hay veces que me sorprende la disparidad de criterios, gustos y lecturas entre los cinéfilos. Dónde algunos ven obras maestras yo veo mierda pseudointelectual —y seguramente ocurra a la inversa—y, la verdad, es una sensación realmente complicada puesto que no es fácil de comunicar, siempre se hiere la sensibilidad de algún fan durante el proceso. … Sigue leyendo La posesión, un ejemplo de que se puede errar estrepitosamente y seguir triunfando