“Is you really with the shits or would you dip from it?”

El día a día de los afroamericanos es muy duro. Lo sabemos, nos lo llevan contando el cine y la literatura, mejor o peor, desde hace varias décadas. También las series de televisión, entre las que podemos destacar la magnánima The Wire (2002), situada en Baltimore. No muy lejos de allí, en Nueva York, vive MIKE. Antaño hijo adoptivo del estilo de los siempre-recluidos MF DOOM y Earl Sweatshirt ahora MIKE es un rapero de primer orden, siendo una influencia para Earl, quien ha difundido repetidamente sus canciones en su programa de radio —Stay Inside, para RBMA, la radio de Red Bull—, como reconocido por DOOM, pues están bajo el paraguas del mismo sello discográfico: Lex Records. 

Pero, ¿qué decir de tu álbum favorito del año, qué decir de tu #AOTY, el eterno debate entre frikis-de-la-música? Pues mucho, y muy bueno. Lo primero, su profundidad, que es algo distinto a densidad. Aunque el título pueda indicar lo contrario, War in my pen (2018) es un disco bastante entretenido para el oyente esporádico, ligeramente raro para quien no esté acostumbrado al estilo, eso sí, pero con una estructura clara y una producción que mezcla samples de soul reducidos a meras abstracciones celestiales con una percusión estridente cercana a los sonidos de los videojuegos y al trap que domina las radios.

En War in my pen (2018) hay tristeza sobre lo que se vive, muchas veces difícil de superar por ser estructural. Hay depresión, meditación y reflexión sobre la vida que le ha tocado, algo constante en su obra que entendimos en sus proyectos anteriores, como May God Bless Your Hustle (2017), dedicado a su madre retenida en Reino Unido desde hace varios años, cuando en Pigeonfeet rapeaba: “Depression isn’t just a phase / it’s hard to dub a L when it’s all up in your face”. 

Videoclip oficial de PIGEONFEET

Esa frustración por el presente —“I only think about revenge when I could barely can eat”, como rememora en October Baby—, en el pasado núcleo de toda su obra, ha quedado relegada a un segundo plano, a algo accesorio ante el provechoso futuro que le espera, lo sentimos en los positivos beats de este proyecto. Solo tenemos que escuchar NeverKnocked y Prayers, núcleos centrales del álbum y de toda la filosofía de [sLUms], el movimiento de MIKE en el rap.

Videoclip oficial de PRAYERS

Entiende tu negritud, conoce tu historia, haz las paces con Dios, quiere a tu gente y crea. Eso parecen decir cuando recitan “If the last one didn’t work we try a different prayer”. A dos voces. Ambos con su voz monótona y reposada, más cercana a la que escucharíamos en una explicación entre seres queridos en un mal momento que al vacile que nos acostumbra dar el género. “(You) Can’t hold me back”. Dj Blackpower, aka MIKE, opondrá resistencia ante este mundo. Nos lo deja claro en UCR. 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s