Los campesinos y el peligro

sammmmmm

Pocas veces hay fragmentos, secuencias o momentos que tienen la capacidad de resumir la totalidad de una obra. Generalmente, esto solo sucede en las buenas obras, las obras maestras, y solo si les prestamos la suficiente atención. A favor de los espectadores y de los aficionados de cualquier campo artístico cabe decir que para ello, para que podamos percibir la importancia de un frame en el conjunto de la obra, sería necesario pausar el film durante el tiempo suficiente para poder recordarlo en su singularidad, y eso es algo que, como sabemos, solo está al alcance de, por un lado los espectadores privados, aquellos que pueden parar la película cuando quieran, y de los ya conocedores del film, aquellos que incluso en medio del cine serían capaces de prever la situación y realizar una foto furtiva del frame a recordar.

Pero bueno, volvamos al frame y olvidémonos de tonterías. La imagen mostrada arriba es importante por diversos motivos, analicémoslos.

Composición

Un recurso más que evidente empleado por Kurosawa a la hora de transmitir su mensaje es la posición de cámara. Un director, normalmente, si deseará solamente mostrar una imagen de conjunto, si quisiera enseñarnos el grupo de campesinos que forma el pueblo, nos mostraría un plano medio, frontal, y a la altura de los ojos de los personajes, para mostrarnos con ello quienes son dichos campesinos. Situándose en un lateral del grupo, no solo posiciona su relato en favor o en contra de uno de ellos, sino que prioriza por importancia dentro del grupo. La tremenda disposición del espacio, podemos comprobar, condiciona enormemente la proporción de cada personaje en el espacio, transforma la realidad —tres personas sentadas juntas— en ficción,  dotando de una connotación concreta a cada gesto y cada postura llevada a cabo por cada uno. Así pues, cuando nos fijamos en el lateral izquierdo—que es desde donde se emite el mensaje—, vemos como el personaje situado en el primer plano ocupa aproximadamente dos tercios de la imagen, dejando el restante hueco para ser compuesto por los otros dos intérpretes, que representan dos posturas diferentes ante el desafío, el cual analizaremos después.

A continuación, sería vital para entender el relato realizar un estudio de las miradas y de los gestos de los protagonistas para entender como se construye el espacio dentro del plano y el mensaje respecto al resto de la obra. Para comenzar a estudiar dichos elementos, vamos a empezar explicando la importancia de los gestos del primer plano, para analizar en consecuencia al resto de personajes por orden de importancia.

Bien, como podemos comprobar, el campesino de la izquierda está nervioso, confuso y enfadado, se niega a aceptar una realidad que le inquieta. A través de las venas de su frente podemos percibirlo. Por otra parte, gracias a la forma en que su mano agarra su propio brazo al tiempo que mira en la dirección opuesta con ojos desorbitados, podemos entender que en ese algo que provoca su inquietud él que cree tener poder de acción. Podemos, en suma, saber que su nerviosismo es fruto de un esfuerzo de contención.

Sea lo que sea que enfade al campesino de la izquierda, está a la derecha, fuera de plano, frente a los campesinos. En este sentido, la actitud del resto de campesinos ante el peligro es lo que contrasta tan abiertamente con el sujeto del primer plano. Ambos se niegan a mirar abiertamente al peligro, aunque con sus pequeñas diferencias. Aquí destaca el personaje del medio, quien en ningún momento mira abiertamente a eso, que se siente impotente y está literalmente bloqueado por su temor a lo que pueda suceder en caso de entrar en acción. Esta quietud supone el retrato de quien, en una situación conflictiva y peligrosa, está indeciso ante que postura tomar, que observa los acontecimientos e interioriza sus opiniones para poder tomar una decisión. En el caso de decantarse por la inacción, el campesino previamente indeciso representaría una postura sumisa, puramente conformista —en el mejor de los casos— ante la situación, en contraste con el campesino joven, quien parece más estresado pensando en como encontrar una solución que en recapacitar sobre los riesgos que le pueden comportar actuar.

La campesina, por su parte, y especialmente por su mirada y su gesto, muestra que para ella el problema va más allá del miedo, que se siente realmente incapaz de superar el desafío que se le aproxima. Ella, —al igual que a los que representa— parece haberlo intentado todo en el pasado y haber obtenido un resultado nefasto. Sin embargo, como comprobamos viendo la obra, no solo no huirá, sino que permanecerá en zona conflictiva pudiendo ver perecer a todos sus seres queridos. Por eso, al mirar al resto, aterrada y consciente de lo que se les viene encima, no hace más que avisarnos de la altura de las circunstancias, y así hacernos notar la magnitud del peligro que van a sentir en sus carnes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s