Jules y Jim: ¿valen la pena las relaciones abiertas?

A nivel técnico Jules et Jim (1961) es un poco primitiva —especialmente en lo referente a su montaje—. Durante la mayor parte de la narración las secuencias están conectadas a base de fundidos extremadamente extensos en los que, en el peor de los casos, las secuencias sonoras no se han interrumpido correctamente o se superponen unas a otras.

Sin embargo no es una mala película, pues en ella Truffaut fue capaz de superar los problemas de montaje con varias herramientas que dotan de valor a la película y que considero mencionar. 

jules y jim2

Catherine volviendo a casa en bici tras un día de excursión, acompañada por Albert, Jim, Jules y Sabine, que van en la misma bicicleta

Por un lado, porque Jules et Jim tiene una distribución exquisita de los personajes dentro del espacio –conocido técnicamente por el nombre de profílmico–. En este sentido vemos como los personajes sirven al director como principal herramienta para conectar las diferentes secuencias de la obra dando lugar, en consecuencia, a rítmicos planos-secuencias en los que poder estructurar el relato —un ejemplo perfecto es la secuencia que inicia la conversación que mantiene el trío en la terraza de la cabaña alemana, especialmente por la forma a la que accede cada personaje a las diferentes sillas y muebles del espacio—.

Por otro lado, porque si algo hay que destacar de este film a nivel argumental es la construcción que hace Truffaut de la amistad establecida entre los protagonistas masculinos, la cual realiza una labor concreta: dotar de dinamismo a la narración. Gracias a esta relación el director logra mantenernos alerta, haciéndonos pensar hasta qué punto va a aguantar uno u otro dicha situación, a la vez que articula el triángulo amoroso en el cual están inmersos. Aquí, ambos protagonistas funcionan como dos correas que se van tensando o soltando a medida que evolucionan los hechos y cada personaje se relaciona con el axioma principal —y núcleo de la historia—: Catherine.   

012-jules-and-jim-theredlist_591

También, es necesario tener en cuenta la calidad de los diálogos, tan complejos como variados, que son capaces de estructurar conversaciones totalmente reales que fluyen de forma natural entre las “opiniones fuertes” —concretamente la opinión que manifiesta Jules sobre las mujeres ante Jim y Catherine junto al Senna que viene a decir que las mujeres “corrompen” a los hombres— las conversaciones existenciales nacidas a raíz de la guerra, sus diferentes visiones del mundo o su comprensión del amor y de las relaciones —especialmente el modo en el que este afecta a cada individuo—.

Aún así, he de decir que sin duda el mayor fallo de esta obra —olvidemos los fallos técnicos ya mencionados— es la construcción de la protagonista, cuya personaje sufre una caracterización tan concreta que la ahoga y restringe, lo cual determina todos sus movimientos y hace sus decisiones previsibles —o mejor dicho, menos sorprendentes— provocando que se pierda la atención sobre ella a lo largo de la narración o —como fue mi caso— se desplace al resto de involucrados.

006-jules-and-jim-theredlist

Catherine

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s